Bienvenido seas
Invitado
a Jikan Highschool, el único instituto posicionado en medio de una isla cuya ubicación es y seguirá siendo desconocida, se divide en 5 casas, las cuales sólo cuatro son conocidas...todo el poder rige sobre el Director Bachman. ¿Te aventuras a conocer más de este instituto mágico?


Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 33 el Jue Nov 27, 2014 12:25 pm.
Últimos temas
» hola, holo, holi!
Vie Ago 28, 2015 5:53 pm por Chizuru Minamoto

» Afiliación Élite -Alpha Superhéroes vs Villians
Miér Jul 01, 2015 10:03 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 9:23 pm por Invitado

» Sweet School Life Elite ( remodelación)
Vie Dic 12, 2014 1:37 pm por Invitado

» Crónicas de Etribia [Afiliación Elite]
Vie Sep 05, 2014 5:36 pm por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Vie Ago 29, 2014 7:06 pm por Invitado

» Infected Love {Afiliación NORMAL}
Miér Ago 27, 2014 2:00 am por Invitado

» Makai {Élite}
Vie Ago 22, 2014 10:22 am por Invitado

» New World-Afiliación normal
Sáb Ago 16, 2014 8:05 pm por Invitado

•ADMINISTRACIÓN•

•MODERACIÓN•



• N O R M A L E S•

É L I T E
CrearCrear foroZelda rolHatfield UniversitiySword Art Online (SAO)Crear foroLoving Pets!  Nova OrbisLacim Tenebris Clamp Campus Crear foroThe Fairy LandDanger ClanPulse Petto-kMakai Ouji RolOuran HighSchoolShinobi Master photo untitled44.pngWings of FreedomShaman King Fukkatsu RolInfection Rol

Jikan Highschool está protegido bajo la licencia de Creative Commons. Tanto trabajo escrito como gráfico acreditado a su respectivo autor, agradecimientos especiales a Zerochan por brindar sus imágenes, Source Code por sus tablillas y tutoriales, Kaiser por el diseño externo y al resto del staff de Jikan por el contenido escrito. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

✿ |Le pouvoir est l'influence| ✿

Ir abajo

✿ |Le pouvoir est l'influence| ✿

Mensaje por Nathalie Adiashen el Jue Jul 04, 2013 7:03 pm



Le pouvoir est l'influence,

l'influence est manipulé, et la manipulation est le pouvoir.
 •Soundtrack•

Molestia. Aquel era el sentimiento que la signatura en cuestión le inspiraba. ¿Por qué demonios una Casa con tal prestigio debía acudir a unas lecciones tan insulsas y mundanas? ¡Adiashen era demasiado grandiosa como para asistir a unas lecciones con tanta relevancia! Como líder, su deber era proteger y explotar la belleza junto a la elegancia de su hogar. Aún si ello significaba enfrentarse a los superiores. De hecho, nadie podría valer más que ella misma, con su belleza y su carisma natural. Era una diosa imposible de alcanzar por el resto de criaturas a su alrededor. Sería mucho más cómodo si lo llegaran a admitir de una buena vez. Suspiró, cruzándose de brazos mientras avanzaba por los abundantes corredores de la Academia. Era la primera vez que estaba dispuesta a internarse en la sala del personal docente... Normalmente, exigiría que fuera el profesor en cuestión el encargado de acudir a su encuentro. No obstante, estaba apurada... Debía cumplir con sus tareas pendientes, no podía descender su reputación por descuidos como aquellos.

Ah... realmente aquellos seres tan simples, no tenían ni idea de lo sufrida que era la vida de alguien perteneciente a la élite como ella. Todas las jornadas eran agotadoras, por no decir que tener que lidiar con los inútiles que la rodeaban le repateaba el hígado. Siendo sincera, los jefes de los otros grupos jamás eran capaces de cumplir con sus obligaciones de forma noble. Pobrecitos, condenados a la fría indiferencia de lo cotidiano. El estilo de existencia de una estrella era demasiado inalcanzable para ellos. Sus labios se fueron curvando con arrogancia en su avanzar, de forma instantánea. Aquella era la forma correcta de comportarse. Se enorgullecía de haber conseguido enterrar su antiguo yo bajo su nueva y reluciente personalidad. Así estaba bien. De esta forma, el dolor no persistía en su corazón. Todo carecía de importancia cuando el centro del planeta eras tú.

Frenó ante la puerta de la estancia buscada, ladeando el rostro con detenimiento. Correcto. El cartel de la entrada indicaba que había hallado su destino. Apartó uno de sus cortos cabellos de delante del rostro, penetrando en la habitación sin molestarse en llamar.—Busco a la profesora de Cuidado de Mascotas. Apresúrense.—Un hombre de mediana edad se puso en pie con cierto resentimiento, mas sabía que lo mejor sería ceder al capricho de la peli-azul, conocedor de la gran influencia que poseía en el mundo exterior la muchacha. Los contactos eran poder, y el poder era éxito. Y sin duda alguna, el éxito era lo que motivaba a Nathalie Adiashen a continuar con vida. Entornó los orbes cuando vislumbró la figura de su maestra avanzar hacia su posición. Con cierta soberbia, entreabrió los labios para pronunciar las siguientes palabras.—Mashiro-sensei, considerando el alto nivel de Adiashen, considero una burla y una completa locura exigir su asistencia a una clase tan mundana como el Cuidado de las Mascotas.—Su sonrisa se amplió, detonando prepotencia mientras aclaraba.—Para que quede claro, no se lo estoy pidiendo por favor, no me rebajaría a eso.



Millones de gracias Milu, no sé cuantas veces violarte para demostrarte lo mucho que te quiero, te amo <3

MALDITA, SENSUAL Y ADORADA MATO *o*:


Muchísimas gracias por haberte tomado la molestia de hacerme esta hermosura >.< ¡Sigo diciendo que no me merezco tanto, pero sin duda atesoro este regalo como si fuera una tú en celo! Te amo un montón, gigante (?)


avatar
Nathalie Adiashen
Shinigami
Shinigami

Pet : Fénix
Orientación :
Inclinación :
Mensajes : 525
Puntos : 625
Fecha de inscripción : 26/06/2013
Edad : 20
100%
País :

Propiedad
Objetos:
Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✿ |Le pouvoir est l'influence| ✿

Mensaje por Shiina Mashiro el Jue Jul 04, 2013 7:44 pm

Mi día había empezado del asco, realmente no había empezado con el pie derecho. Estaba irritable, cualquier cosa me molestaba, el más mínimo ruido me exasperaba. Necesitaba tranquilidad y silencio, razón por la cual opté por ir a la Oficina de Profesores, más precisamente, a mi pequeño cubículo donde estaba todo lo mío, era como mi mini-mundo, un micro-ambiente donde sabía que podía relajarme aunque sea unos pocos minutos.
Me senté en mi reclinable, encendí la radio, la llevé a un nivel de susurro y cerré los ojos dejándome llevar por la melodía. Si había algo que me ayudaba a pasar el día cuando tenía humores como los de ahora, eso era la música. Un éxtasis a los oídos y un eterno paraíso donde las notas musicales no dejarían de resonar en mi cabeza. Comenzaba a tranquilizarme, a dejarme llevar. Sonreí ligeramente al estar empezando a encontrarme a mi misma en un suave relax de divina magnitud. Cuando un hombre se acercó a mi oficina avisándome que una jovencita me estaba buscando. Bueno, lo que en realidad dijo fue: "una chiquilla exige verla". Considero que ese no es un vocabulario aceptable de un profesor, en otro momento le hubiera dicho algo pero hoy realmente estaba saturada, me daba igual cualquier cosa que pasara mientras fuera ajena a mi.

Sin demora, me paré de mi silla y me dirigí a la entrada de la Oficina, donde se podía ver a la jovencita de pelo azul y corto, con un semblante soberbio y de realeza. Esperaba equivocarme, porque realmente no andaba de ánimos para tratar con malcriadas. Mas sin embargo, para mi suerte, aquella niña no sólo era exactamente igual a lo que pensé, sino que peor, y además, como si esto fuera poco, subestimaba el valor de mis clases. Levanté una ceja ante sus palabras, otro día hubiera dejado pasar esas palabras, pero hoy era un día en el que, como dije, no se lo permitiría.

-Jovencita, si usted realmente considera que mis clases son tan mundanas y que mi asistencia no supondría más que una molestia para su persona y sus compañeros, dígame por favor, ¿qué hace aquí solicitando mi presencia? Le pediré muy gentilmente que muestre una cuota de respeto y, si no es capaz de brindarlo, la invito muy cordialmente a darse media vuelta y salir por la puerta por la que entró. Crucé los brazos bastante molesta y miré a la chica con los mismos ojos que aquella me daba, no me sentía humillada por ser más baja, pues dada mi raza, era obvio que mi estatura fuera menor a la de muchas personas allí existentes, pero eso no quitaba el hecho de que mi cargo fuera mayor y, por lo tanto, digno de respeto. Sin embargo, ya que se ha tomado la molestia de llegar hasta aquí, consideraré -dando un especial énfasis a esa palabra- la posibilidad de dar clases en Adiashen.
avatar
Shiina Mashiro
Hada
Hada

Inclinación :
Mensajes : 6
Puntos : 150
Fecha de inscripción : 02/07/2013
Localización : En todos lados y a la vez en ninguno ~
100%
País :

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✿ |Le pouvoir est l'influence| ✿

Mensaje por Nathalie Adiashen el Sáb Jul 13, 2013 6:48 pm



Le pouvoir est l'influence

a créé avec des larmes invisibles d'un être sans ombre.
 •Soundtrack•

En ocasiones se cuestionaba si estaba actuando de forma correcta. A fin de cuentas, aquellas pesadillas eran la muestra de que ella misma había poseído un estilo de vida indigno durante su infancia... ¿Aquellos fantasmas del ayer trataban de persuadirla en su actuar? ¿Acaso, a través de desgraciadas secuencias de las muertes de sus cuidadores, sus recuerdos querían infundirle algo semejante a la piedad? Bien cierto era que hasta un ser sin moralidad alguna como lo era la muchacha poseía sus inquietudes hacia su comportamiento... No obstante, al final siempre llegaba a la conclusión de que prefería velar únicamente por su propio bienestar. Preocuparse por el prójimo tan solo era una pobre excusa para sentirse mejor con uno mismo... Debería de ser admirada por admitir tan limpiamente que estaba siendo sincera con el mundo. El pasado debía ser ignorado, para dejar paso al dulce soplo que la empujaba hacia su radiante futuro. Adiós inquietudes y resentimientos...

Hasta nunca, sufrimiento y dolor. La nueva Nathalie Adiashen se nutría de halagos, de su belleza y de menospreciar a los inútiles a su alrededor. Buscaría su seguridad y su progreso asegurado. Era una luchadora, una diosa, una deidad... ¿Qué más pruebas se precisaban de que la fortuna velaba por ella? Había conseguido ascender en la vida hasta la élite, partiendo de la más mísera pobreza. En su estado actual, debía defender su nobleza, su orgullo cual león cubre a su manada. Los integrantes de Adiashen en realidad no significaban nada en su corazón... Lo que de verdad era importante era el honor que estaba contenido en la Casa. En su sello, el cual portaba con desdén en su capa, estaba el valor de su linaje, de su familia. Y por lo tanto, era esencial mantener impoluta su reputación. ¿Cuidado de mascotas? Ha. Se reía ante una materia con tan poca relevancia. Los animales de los miembros del grupo de la joven residían con todo el lujo disponible, los cuidados más especializados y una rigurosa alimentación saludable. Era una burla tratar de inculcarle a un miembro de la alta sociedad como mantener a su criatura.

Enarcó una ceja con incredulidad ante las palabras de la maestra de relucientes cabellos dorados. No sabía si tacharla de ignorante o de estúpida. Conociendo a la peli-azul, se decantaría por el segundo atributo mencionado. Dibujó en sus labios una desgarradora mueca de prepotencia, mientras posaba su mano derecha sobre la cadera.—¿Are? Hay que ver cuan importante se cree ser, Mashiro-sensei.—Replicó con ironía, cargando de retintín el aparente trato educado que había empezado a utilizar hacia la contraria.—No puedo creerme que alguien de baja categoría se atreva a contradecir una sugerencia de un integrante de la élite.—Curvó sus labios con arrogancia, aumentando ligeramente y de forma sutil su tono de voz.—Es evidente que lo ha entendido todo mal, Mashiro-sensei. Aunque claro, no se le puede exigir una inteligencia comparable a la mía a alguien de baja casta. Exigí su presencia para demandar que Adiashen quede exenta de su asignatura. ¿Debo firmar algo para concluir con los trámites? ¿O quizás los plebeyos como usted aún mantienen la costumbre de hacerlo todo de palabra?—Una estocada más, y finalizaría con su monólogo. Fijó sus orbes en los cabellos dorados de la ajena, antes de replicar con una sonrisilla sarcástica.—¿Se lava usted el cabello? No es por ser maleducada, ni mucho menos, pero es que se ve taaaaaaaaan grasiento.~



Millones de gracias Milu, no sé cuantas veces violarte para demostrarte lo mucho que te quiero, te amo <3

MALDITA, SENSUAL Y ADORADA MATO *o*:


Muchísimas gracias por haberte tomado la molestia de hacerme esta hermosura >.< ¡Sigo diciendo que no me merezco tanto, pero sin duda atesoro este regalo como si fuera una tú en celo! Te amo un montón, gigante (?)


avatar
Nathalie Adiashen
Shinigami
Shinigami

Pet : Fénix
Orientación :
Inclinación :
Mensajes : 525
Puntos : 625
Fecha de inscripción : 26/06/2013
Edad : 20
100%
País :

Propiedad
Objetos:
Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✿ |Le pouvoir est l'influence| ✿

Mensaje por Shiina Mashiro el Dom Jul 14, 2013 5:17 pm

Reí con suavidad a las palabras de la joven, en realidad, me recordaban a mi pasado. Una pequeña que se creía con total impunidad para decir lo que pensaba. Sin importarle los sentimientos ajenos, la frialdad en su estado más puro.

Bueno, a decir verdad, sabía que la chica estaba haciendo su mejor esfuerzo por mantenerse en la cima de la gloria, mientras se esmeraba en dejar a todos en el abismo de lo vulgar; la plebe. Un concepto muy arcaíco y se lo preguntas a cualquier hada que no haya pasado por las cosas que yo pasé. En realidad, nada muy fuera de lo común. Quizás fuera la adolescencia o la eterna ceguera lo que provocaba aquel despreciable comportamiento.

No me importaba realmente, estaba segura de que aquella señorita no estaba ni mínimamente interesada en lo que yo pudiera decir u opinar al respecto, por lo cual simplemente ignoré sus palabras, especialmente su último comentario, y me avoqué a lo que verdaderamente era importante.

La miré a los ojos, mi pequeñez era evidente cuando debía levantar la cabeza; pero estaba orgullosa, en realidad mi altura era una de las más destacables por sobre mi clan. Y además, nunca consideré que ser más alto o más bajo cambiaría en algo tu posición social. No era parametro de nada, por eso mismo no me acomplejaba.

-Señorita, lamento comunicarle que la posibilidad de que una casa quede exenta de mi asignatura es nula. Supongo que comprenderá el hecho de que cada materia tiene su correspondiente obligación de ser impartida, y por otro lado, debe ser solicitada por escrito, si es tan amable de acompañarme a mi oficina. Una serie de cosas específicas se necesitaban a la hora de solicitar una clase, no era realmente algo tan fácil como venir y pedirla. En realidad las reglas exigían que la solicitud se hiciera por escrito, se leyera por el profesor titular, se firmara, y luego eso se elevaba al consejo escolar donde aprobaban o no la moción, según sea la posición de la casa y su merecimiento para recibir las clases. Era todo un trámite, tedioso e inevitable; ni siquiera para los miembros de la élite como decía ser aquella señorita.

Aunque no lo dudaba, aquel semblante imponente sólo le correspondía a la realeza; Adashien, nada más y nada menos que 'la casa de los nobles'. Podía entender a la perfección el porqué de aquel desprecio hacia mis clases. Aunque suelen menos preciar el trabajo duro de un profesor, o creen saberlo todo de cómo de como cuidar una mascota. Para Adashien específicamente, críar correctamente a un fenix no es nada fácil, requiere meses y hasta años para lograr un vínculo básico con la criatura. La lección número uno era simple, minimalista; pero sumamente importante si querías tomar en serio el cuidado de una mascota: "felicidad no significa comodidad".

Y sabía muy bien de lo que estaba hablando; había hablado con miles de millones de criaturas que me comentaban que eran felices, pero no así tenían comodidad. Estarían más felices si estuvieran cómodos, pero la fidelidad que le tienen a su amo es superior. Es por eso que muchas veces se confunde una sonrisa con un 'estoy bien'. Y no, precisamente eso era lo que se debía aprender.

Llegamos a mi oficina, la chica me seguía pero no volteé a verle, probablemente estuviera estupefacta mirando la baja clase que le rodeaba; estando ella acostumbrada a los mejores lujos. Me senté en mi silla y le ofrecí asiento a la muchacha, en ella quedaba si aceptaba o no. Saqué un formulario de mi cajonera y lo extendí en mi escritorio.

-Verá señorita, para solicitar una clase debe llenar este formulario y firmarlo el líder de la casa que la pide. Como en este caso, adivino que es usted, no creo que le suponga un problema. Al mismo tiempo, este pedido debe elevarse al consejo escolar para ser aprobado y recién en ese momento podré empezar a impartir mis clases. Si no le parece correcto, o cree que es demasiado trabajo y tiempo, podemos ahorrarnos la parte de elevarlo si usted me entrega una declaración jurada, firmada por los integrantes de la casa, que todos están de acuerdo y se consideran aptos para recibir mis clases.

Terminé de explicarle y me quedé mirando sus expresiones; creía que esta vez no le había faltado el respeto ni contestado de manera insolente. Aunque algún comentario hiriente como el que ella me había hecho anteriormente, estaba segura de que saldría con otro. Pero no me importaba; yo ya me había puesto en mi papel de sensei, y nada me haría salir de él. La seriedad de mi rostro sugería exactamente eso.
avatar
Shiina Mashiro
Hada
Hada

Inclinación :
Mensajes : 6
Puntos : 150
Fecha de inscripción : 02/07/2013
Localización : En todos lados y a la vez en ninguno ~
100%
País :

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✿ |Le pouvoir est l'influence| ✿

Mensaje por Nathalie Adiashen el Lun Ago 05, 2013 12:19 pm



Le pouvoir est l'influence

a créé avec des larmes invisibles d'un être sans ombre.
 •Soundtrack•

Desagradecidos. Aquel era el único título que obtendrían en su vida los desechos humanos que la rodeaban. El simple hecho de que sus pulmones se mantuvieran en funcionamiento conseguía desatar su infinito desprecio hacia aquella escoria. ¿Por qué? ¿Por qué diantres se empeñaban en querer tratarla como a uno más de ellos? ¿Acaso no podían observar la gran diferencia que tornaba aquella distancia imposible de salvar? ¡La heredera pertenecía a la clase superior! ¡A la mismísima cumbre de la sociedad! Sin duda alguna, la envidia carcomía sus almas... Esbozaban en sus labios sonrisas amables, seguramente meditando sobre la mejor forma de aprovecharse de la posición de la muchacha de cortos cabellos azules... Sí, no eran nada más que unos seres sin futuro que buscaban con desesperación aferrarse a aquellos que poseían un avanzar asegurado. Por ende, lo mejor era mantenerse alejada de todos aquellos que fingían ser caritativos, que deslumbraban con una aparente bondad y tachaban a todos como iguales... Porque... porque... Porque la benevolencia no existía.

¿Acaso brindar una mísera moneda de oro a un mendigo conseguiría que el mismo escapara de la pobreza o consiguiera algo que llevarse a la boca? ¡En absoluto! Sobre la palma de su mano residiría un centavo, algo que no valía nada en solitario. Contemplaría con orbes soñadores lo que podría llegar a hacer si juntara un puñado de calderilla semejante a esa pieza... Mas como se había especificado, no serían más que ilusiones, fantasías que seguramente no se llegarían a cumplir hasta pasadas las eternas jornadas. Asesinarlo sería el acto piadoso que se debería realizar por ellos. Un disparo y su fin llegaría. Una bazofia menos en el planeta, y un infeliz que encontraría el ansiado descanso eterno. Sin embargo, si planteabas aquellas palabras te observarían con fingido odio y asombro... Aunque en su fuero interno, coincidirían con aquellos pensamientos tan certeros. Pestañeó regresando a la realidad ante las palabras de la de cabellos dorados -grasientos a ojos de la heredera.- En sus labios aquella sonrisa se borró de inmediato, mientras una mueca de total desgrado se posaba en los mismos.—¿Cómo dice? ¿Quién se cree ser para decirme eso? ¡Exijo quedar impune de una asignatura tan sucia y mundana como su maestra! ¡Y a mi se me da lo que pido!—Pataleó cual infante caprichosa un instante, perdiendo su serenidad y su compostura durante unos momentos. Se maldijo a sí misma por aquello, y cuando vio que la catedrática empezaba su marcha hacia la oficina, suspiró hondo y la siguió con pasos apresurados, recuperando su porte natural.

Refunfuñando por lo bajo, acertó a comentar en el avanzar.—¿Pero que clase de pocilga es esta? ¡En una escuela de élite no hace falta pedir una asignatura si es obligatoria! ¡Esto es un insulto contra mi persona en toda regla! ¡Una burla! ¡Ha! ¡Se les va a caer el pelo cuando mis padres tomen cartas en el asunto! ¡Soy la persona más rica de esta escuela se mire por donde se mire!—Añadió una profunda prepotencia a sus palabras, y momentos más tarde, estaba penetrando en una pequeña estancia...—Ara~, como ha evolucionado el mundo de los plebeyos, que ahora se hace la decoración a medida para los enanos.~—Buscó en todo segundo resultar hiriente, desdeñosa y mezquina. Tomó asiento frente a la profesora, sin borrar la sonrisa arrogante en sus labios ni un solo momento. Mientras la joven explicaba el procedimiento, Nathalie fingió bostezar con el propósito de demostrarle el poco interés que poseía en su descripción.—¿Adivina? ¡Ha! Además de unos zancos, precisaría de unas gafas a juego con su enmarañado cabello, Mashiiro-sensei.~—Jugueteó con el tono de sus vocablos, buscando la causticidad perfecta que le fascinaba aplicar a la doncella.—Todos me conocen en el planeta entero... "Adivinar" demuestra que lleva demasiado tiempo habitando entre selvas y basura... Debería poder "asegurar" que soy la líder de la casa dorada.~



Millones de gracias Milu, no sé cuantas veces violarte para demostrarte lo mucho que te quiero, te amo <3

MALDITA, SENSUAL Y ADORADA MATO *o*:


Muchísimas gracias por haberte tomado la molestia de hacerme esta hermosura >.< ¡Sigo diciendo que no me merezco tanto, pero sin duda atesoro este regalo como si fuera una tú en celo! Te amo un montón, gigante (?)


avatar
Nathalie Adiashen
Shinigami
Shinigami

Pet : Fénix
Orientación :
Inclinación :
Mensajes : 525
Puntos : 625
Fecha de inscripción : 26/06/2013
Edad : 20
100%
País :

Propiedad
Objetos:
Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ✿ |Le pouvoir est l'influence| ✿

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.