Bienvenido seas
Invitado
a Jikan Highschool, el único instituto posicionado en medio de una isla cuya ubicación es y seguirá siendo desconocida, se divide en 5 casas, las cuales sólo cuatro son conocidas...todo el poder rige sobre el Director Bachman. ¿Te aventuras a conocer más de este instituto mágico?


Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 33 el Jue Nov 27, 2014 12:25 pm.
Últimos temas
» hola, holo, holi!
Vie Ago 28, 2015 5:53 pm por Chizuru Minamoto

» Afiliación Élite -Alpha Superhéroes vs Villians
Miér Jul 01, 2015 10:03 am por Invitado

» Limpieza de afiliados
Miér Abr 01, 2015 9:23 pm por Invitado

» Sweet School Life Elite ( remodelación)
Vie Dic 12, 2014 1:37 pm por Invitado

» Crónicas de Etribia [Afiliación Elite]
Vie Sep 05, 2014 5:36 pm por Invitado

» Lyurand Terris [Normal]
Vie Ago 29, 2014 7:06 pm por Invitado

» Infected Love {Afiliación NORMAL}
Miér Ago 27, 2014 2:00 am por Invitado

» Makai {Élite}
Vie Ago 22, 2014 10:22 am por Invitado

» New World-Afiliación normal
Sáb Ago 16, 2014 8:05 pm por Invitado

•ADMINISTRACIÓN•

•MODERACIÓN•



• N O R M A L E S•

É L I T E
CrearCrear foroZelda rolHatfield UniversitiySword Art Online (SAO)Crear foroLoving Pets!  Nova OrbisLacim Tenebris Clamp Campus Crear foroThe Fairy LandDanger ClanPulse Petto-kMakai Ouji RolOuran HighSchoolShinobi Master photo untitled44.pngWings of FreedomShaman King Fukkatsu RolInfection Rol

Jikan Highschool está protegido bajo la licencia de Creative Commons. Tanto trabajo escrito como gráfico acreditado a su respectivo autor, agradecimientos especiales a Zerochan por brindar sus imágenes, Source Code por sus tablillas y tutoriales, Kaiser por el diseño externo y al resto del staff de Jikan por el contenido escrito. Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Prueba tus alas, pero cuidado con el sol, Ícaro...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Prueba tus alas, pero cuidado con el sol, Ícaro...

Mensaje por Nicholai Bathory el Mar Ago 27, 2013 7:28 pm

Era un día más en aquel lugar, un día más que permanecía lejos del único ser que había llegado a amar de verdad, aunque de un modo familiar. Sólo había otro ser en ese y cualquier otro mundo que podía llegar a querer casi tanto, y permanecía por suerte a su lado todos los días, su pequeña y querida Fénix de nombre Songbird, que tanto había sufrido en tan poco tiempo de vida. Luego de al menos una semana o dos -lo cierto era que había perdido por completo la noción del tiempo-, Nicholai decidió que ya era hora de que probase de verdad sus alas, en concreto su ala derecha que se había sustituido por una prótesis de metal y tela. ¿Qué lugar sería el más adecuado? Cualquiera en realidad, mientras hubiera espacio para que pudiese extender las alas y comenzar a volar libremente, pero le pareció una buena idea llevarle a la azotea del edificio para que volase bien alto y libre, sin nada cerca que le pudiese estorbar. Sin embargo, había un pequeño problema en el plan, era pleno día, pasear junto a Songbird era un poco peligroso por culpa del sol, pero si volaba tendría que vigilarla y para ello tendría que levantar la mirada, dejar de cubrirse con su parasol... Todo fuese por su mejor amiga, se sacrificaría.

Antes de salir, tomó aquellas pertenencias que siempre le acompañaban, como lo eran la armónica y el parasol, además de llevar a Songbird en su hombro derecho, pero en ésta ocasión se llevó algo que no solía llevar consigo, unas gafas de sol. No se las había puesto, solo las guardó y se fue caminando con calma hasta el edificio principal, donde subiría las escaleras sin pausa pero sin prisa hasta alcanzar lo más alto del mismo. Cubierto por el parasol, no recibía directamente los rayos del sol que podrían matarlo si tocaban su piel, pero Songbird no tenía ese pequeño problema, de modo que podía volar libremente. Hacía buen tiempo, no estaba completamente despejado ni hacía un sol de justicia pero era un tiempo agradable, Nicholai tendría que cuidarse mucho, para ello había llevado las gafas de sol. Con cuidado las tomaba de su bolsillo y se las ponía, luego tomaba con la misma mano a su mascota, dejando que ésta se apoyase en la mano antes de alzar el vuelo o al menos intentarlo. Con sumo cuidado, alzó la mano para que extendiese las alas, y luego la dejaba caer para que Songbird quedase en el aire, comenzando a mover las alas, un poco torpemente al principio pero poco tardó en equilibrarse.

En escasos minutos, la pequeña fénix estaba volando a la perfección, no parecía tener ningún tipo de problema pese a la prótesis mecánica. Nicholai le observaba desde abajo teniendo cuidado, pues seguía cubriéndose con el parasol y las gafas además, aunque en escasos segundos, un rayo de luz rozaba su piel al elevar la vista y ésta dejaba escapar algo de humo, esperaba que nadie le viese en esas circunstancias...
avatar
Nicholai Bathory
Damphir
Damphir

Pet : Fénix
Pareja : .....
Orientación :
Inclinación :
Mensajes : 17
Puntos : 320
Fecha de inscripción : 23/08/2013
Edad : 25
Localización : Hungría...
100%
País :

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prueba tus alas, pero cuidado con el sol, Ícaro...

Mensaje por Morgiana el Vie Ago 30, 2013 9:31 am

El suave sonido de la armónica cruzaba por todo aquel jardín que se encontraba en los pies del edificio principal, la escuela, y mientras todos los alumnos estaban en sus quehaceres, Morgiana había aprovechado para tomar un poco de tranquilidad aquél día y poder descansar estando en soledad... Bueno, no tan soledad, ya que su fiel compañera instrumental le hacía compañía, siendo en ese momento lo que más necesitaba: soledad pero no al mismo tiempo tal. Tocaba canciones de su tierra, nanas, leyendas, rituales, festejos... Eran varios sonidos que simultaneaba cada cierto tiempo dependiendo de lo que veía. Si veía la fuente del centro, tocaba una nana; si veía los árboles moverse con el leve empuje del viento, tocaba un himno de paz; y fue tras ese momento que vio algo que le hizo tocar una melodía por la libertad: un ave cruzando los cielos, siendo libre, expandiendo sus alas y alzándose sobre todos los demás.

Cuando terminó la melodía, soltó la armónica de su boca y la depositó en su regazo. Sus ojos no podían apartarse de aquella hermosa criatura. Tanto en el sentido simbólico como al ser animal, era una de las aves que mas le gustaban a Morgiana. Los fénix, aparte de los leones, e incluso los delfines -recordando aquél día con la joven Tsukiko-, eran los animales más majestuosos y gloriosos que ella conocía. A pesar de que los había visto en libros, ya que de donde provenía nunca los había visto, los seguía adorando.
Cada leve movimiento que realizaba ese precioso animal era observado por Morgiana, sentada en un banco aún en el jardín. Y un deseo irreflenable de querer verlo más de cerca, incluso de tocarlo, la forzó a levantarse y caminar hacia dentro del edificio. Total, los alumnos la ignoraban, y ella a ellos, así que no había problema si circulaba un poco por ahí para llegar a la azotea. Como ya conocía aquel lugar no le costó demasiado subir, y al llegar algo le impactó.

Un muchacho también estaba observando a aquella ave, es más, podría asegurar un brazo que era el dueño. Un momento de vergüenza afloró por su cara, ya que creía que aquél lugar estaba desierto, sin ningún ser a la vista, tan solo ella y el pájaro, pero al parecer no. En el fondo lo veía lógico, ¿de dónde habría salido el fénix, si no? Su corazón se encogió queriendo que la tierra se tragase, pero lo mejor que podía hacer tras interrumpir su momento era inclinarse hacia delante para pedir disculpas- Perdón, no sabía que ya se encontraba alguien aquí. Tan sólo vine a ver la ave, pero creo que querrá intimidad. Mis disculpas. -Como propia sirvienta, esperaba que él le concediese el perdón para poder marcharse. Ni siquiera había querido darse cuenta de que echaba humo por cierta parte del cuerpo, lo que le indicaba que no era humano, y eso eran más motivos de ser un momento privado. No era quien para interrumpir aquello, y quería huir por el nerviosismo. Se sentía algo mal, pero con las disculpas del hombre tal vez todo estaría solucionado.
avatar
Morgiana
Humano
Humano

Orientación :
Inclinación :
Mensajes : 42
Puntos : 975
Fecha de inscripción : 30/06/2013
Localización : ~
100%
País :

Propiedad
Objetos:
Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prueba tus alas, pero cuidado con el sol, Ícaro...

Mensaje por Nicholai Bathory el Vie Ago 30, 2013 5:10 pm

"-Vexilla regis prodeunt Inferni"
-Virgilio, La Divina Comedia, Infierno Canto XXXIV



El joven de cabellos oscuros se cubrió el rostro de inmediato para que no volviera a tocarle el sol directamente la piel, la zona inferior de la mejilla derecha estaba expulsando un leve hilo de humo que apenas duró unos veinte segundos. Lo que él no esperaba es que en esos segundos casualmente llegaba a la azotea alguien más, una presencia que no notaría en un principio pero que pronto descubriría, apenas un instante minúsculo antes de que la susodicha presencia tomase la decisión de hablar directamente al joven conde. El joven escondía por un momento el rostro de la contraria para que no se percatase del humo, quizá ya fuese tarde y lo habría visto pero ¿Cómo saberlo? Sencillamente esperó unos segundos y entonces se dio la vuelta para fijar sus rojizos ojos brillantes en los ajenos con calma. -No se debe preocupar por su presencia, señorita. Éste lugar es público y si decide permanecer en él para observar a mi querida compañera es totalmente libre de hacerlo.- Fueron las palabras del joven conde a la chica, pero su mascota que observaba la situación desde el aire pasaría a tomar un lugar nuevamente en el hombro del joven, analizando a la chica con curiosidad.

Un detalle importante era que los brillantes ojos mecánicos del ave se habían teñido de un color amarillento mientras observaba a la mujer que se encontraba frente a su amo. Nicholai por su parte, al ver como Songbird reposaba en su hombro nuevamente, tomaba la armónica de su bolsillo y tocaba unas suaves notas que la Fénix reconocería de inmediato y haría que sus ojos volviesen a su color verdoso inicial. Segundos después de completar la breve música, Songbird respondía emitiendo también unos sonidos muy similares a los de la armónica, dando a la vez un suave golpe en la mejilla de su amo con la cabeza  que luego volvería a dirigir hacia la chica. -Perdónela, es un poco curiosa pero también terriblemente protectora. Sin embargo, no le hará daño alguno.- Decía el joven llevando su mirada a la criatura sin variar su expresión ni un ápice, mientras que el ave continuaba observando y analizando a la muchacha con curiosidad. La mecanizada ala de Songbird hacía lo que parecía una especie de chirrido suave, quizá por la falta de grasa suficiente en la misma que le permitiese la máxima movilidad, eso atrajo la atención del muchacho que preguntaba si había recordado llevar consigo el pequeño recipiente de grasa para el ala que siempre llevaba para evitar ese tipo de situaciones, registrando uno de sus bolsillos lentamente.

No preguntaría sin más a una persona desconocida si tenía algo de grasa encima principalmente por lo ridículo que podía parecer, y mucho menos si se trataba de una dama como lo parecía la que frente a él se encontraba, era algo más que obvio que no llevaría algo así encima sin motivo. En cualquier caso, el pequeño detalle de preguntar o no hacerlo le recordó que se había olvidado de un pequeño detalle, un detalle que era lo más básico y necesario de la cortesía cuando se encontraba frente a un nuevo conocido. -Oh, lamento mi descortesía pero parece que he olvidado lo principal en ésta situación... Mi nombre es Nicholai Bathory, puede llamarme Nicholai si lo desea aunque quienes me conocen me llaman conde...- Con sumo cuidado, el joven hacía una reverencia ante la mujer extendiéndole la mano a la espera de que ésta le cediese la suya, sobre todo debía tener cuidado al agacharse por si su mascota sufría el percance de caer del lugar en el que reposaba actualmente.


Última edición por Nicholai Bathory el Sáb Ago 31, 2013 10:45 am, editado 1 vez
avatar
Nicholai Bathory
Damphir
Damphir

Pet : Fénix
Pareja : .....
Orientación :
Inclinación :
Mensajes : 17
Puntos : 320
Fecha de inscripción : 23/08/2013
Edad : 25
Localización : Hungría...
100%
País :

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prueba tus alas, pero cuidado con el sol, Ícaro...

Mensaje por Morgiana el Sáb Ago 31, 2013 9:37 am

Cuando el muchacho habló, permitiéndole quedarse, se incorporó de nuevo para observar aquella maravilla de ave que protegía a su cuidador, con un aspecto feroz, amenazante, pero a la vez paciente para esperar a que ella se acercase para matar a su amo y entonces rebanarle el cuello como a una sandía. Era tan mortífera pero a la vez tan elegante... Estaba tan abrumada observando al fénix cuando de pronto el joven emitió sonidos con la armónica, causando que ella parpadease contrariada, por un momento incluso había perdido la noción del tiempo, incluso la propia presencia del muchacho. ¿Estaban cantando? Esas notas de la armónica le recordaron al inicio de una canción popular de su tierra, pero seguramente sería coincidencia, había miles de melodías, algunas tenían que parecerse, ¿no?

Al ser sacada de sus pensamientos y su embobamiento viendo al pájaro, de pronto se fijó en un detalle que no se había dado cuenta: El ave tenía partes mecanizadas. Inclinando la cabeza, quiso acercarse para ver más, pero al ver la amenazante figura del ave y además el ruido que hacían sus alas, le producía algo de temor, así que siguió manteniendo las distancias, observando todo con una curiosidad que no dejaba mostrar, mas sus ojos brillaban de la emoción. ¿Porqué tenía partes de metal? ¿Tal vez un accidente? Quería indagar más, pero Nicholai se presentó, a lo que ella tuvo que corresponder y tragarse sus palabras- Un placer, mi nombre es Morgiana. Un gusto en conocerle, Conde. -El respeto hacia los demás era un importante factor en Morgiana, al decirle él que lo llamaban conde, ya supo que era parte de la nobleza o semejante, por ello debía tratarle como tal, incluso se negó a aceptar tomar su mano, ya que al ser un ser inferior no tenía el permiso de hacer tal acercamiento hacia una persona que era un conde, no tenía el derecho, era tan solo una humana... En realidad, siempre había sido así, desde que Alibaba la salvó conservó un respeto y admiración por los superiores, siendo casi deidades- No me gustaría ser descortés, pero... ¿Puedo preguntar a cerca de su fénix y su parte mecanizada? -Su corazón se moría por dentro por saber más, la curiosidad no mató al gato, estaba asesinando a Morgiana con cada segundo que pasaba. El ave seguía siendo hermosa, sin embargo ser mecanizada le quitaba parte del atractivo que tenía siendo un fénix común, mas ese detalle de ser mecánico era también algo extraño que resultaba atrayente, y no podía dejar de ver. Aunque tal vez fuera una osadía querer saber más sobre lo sucedido con esa hermosa criatura, quería saber. Y si él rechazaba su curiosidad lo dejaría tal y como está, eran temas privados que probablemente no quería tocar.

[OFF: Sorry por lo corto que es, el siguiente será más extenso]
avatar
Morgiana
Humano
Humano

Orientación :
Inclinación :
Mensajes : 42
Puntos : 975
Fecha de inscripción : 30/06/2013
Localización : ~
100%
País :

Propiedad
Objetos:
Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prueba tus alas, pero cuidado con el sol, Ícaro...

Mensaje por Nicholai Bathory el Sáb Ago 31, 2013 1:59 pm

La chica parecía no querer acercarse demasiado a él, quizá su posición resultaba algo intimidatoria para ella, o quizá era porque se trataba de una humana. Podía oler su esencia, podía notar su sangre circulando por las venas y arterias que recorrían todo su cuerpo y de verdad que olía bien... pero no lo suficiente, por ello sabía que era humana. Tenía entendido que los humanos en aquel lugar eran tratados como la más baja de las escorias, ¿Por qué hacer tal cosa? Nicholai nunca fue precisamente un gran amante de la humanidad pero rebajarla a la misma altura que simples insectos como si no valiesen nada en el mundo era exagerado. Podría también deberse a ello que no quisiera aceptar la mano del joven ni acercarse lo suficiente, miedo a las represalias o simplemente se había hecho a la idea que no valía para nada, pero el conde no era de ese tipo, no era ningún santo pero tampoco ningún demonio cruel. -Encantado de conoceros, señorita Morgiana. No se preocupe, puede acercarse si lo desea y observar mejor al ave así como... permitirme el placer de tomar su mano para completar el saludo.- Decía con calma sin modificar la posición de su mano a espera una vez más de que respondiera tomando ésta. Por otra parte, Songbird continuaba observando con cierta curiosidad a la joven allí presente, también intentando acercarse a ella inclinándose hacia delante pero sin separarse de su compañero y amo.

A la espera de una respuesta por parte de la joven, Nicholai continuaba tratando de recordar si había tomado el recipiente de grasa que utilizaba para mantener el movimiento del ala protésica de Songbird, casi podría jurar que había realmente tomado éste antes de salir de su habitación pero de ser así, estaría en el bolsillo interior de su chaqueta. Esperaría a recibir una respuesta, fuese negativa o positiva, antes de rebuscar una vez más en sus bolsillos en busca del mismo, por ahora sólo mantenía la posición al igual que su mirada inexpresiva. El ave emitía en ese momento unas suaves notas a través de la caja de sonidos que permanecía en el interior de la mascarilla en su pico, unas notas que parecían música a oídos inexpertos pero que Nicholai, y sólo Nicholai comprendía como algo más, una comunicación exclusiva para dos. -Por supuesto que puede preguntar, parece que a Songbird no le molesta que hable de ello... Mi querida Fénix sufrió un percance... un accidente mágico que no le permite regenerar sus heridas cuando apenas comenzaba su vida... Como ve, los daños no fueron simplemente superficiales...- Concluía mirando una vez más a su lisiada mascota, sus heridas no tenían cura posible y su estado sólo podía mantenerse en su estado actual o empeorar si no se trataba correctamente. Con el tiempo, quizá podría añadirle algunas mejores al sistema respiratorio de su pecho así como en el ala que faltaba o en sus globos oculares artificiales.

off:
No se preocupe, la inspiración no siempre está de nuestra parte...
avatar
Nicholai Bathory
Damphir
Damphir

Pet : Fénix
Pareja : .....
Orientación :
Inclinación :
Mensajes : 17
Puntos : 320
Fecha de inscripción : 23/08/2013
Edad : 25
Localización : Hungría...
100%
País :

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prueba tus alas, pero cuidado con el sol, Ícaro...

Mensaje por Morgiana el Lun Sep 02, 2013 8:33 am

Nicholai insistió en que ella se acercara a él para ser tomada de la mano, mostrando su cortesía y la igualdad entre ambos seres. La joven árabe no lo entendía bien, ya que allí los humanos eran menos que escoria, como si no fueran nada, y por tanto no podía ni tocarlos. Pero él insistía en ser saludada como correspondía. Ladeó la cabeza dubitativa, queriendo realmente corresponder de la mejor manera posible, cuando recordó que al rey mucho lo saludaban siendo dados de la mano, en significado a la protección que el rey les brindaba en la persona misma y su familia. Se acercó dando unos pasos algo lentos, y depositó la mano en la palma que él extendía, a la espera de aquel beso que era común dar en la mano de forma caballerosa.

Cuando acabó, retiró la mano con suavidad y se volvió a inclinar en señal de respeto, aunque le hubiese concedido aquel contacto no le iba a dejar de dar respeto, incluso si se trataba de un humano. Se incorporó para ver al ave, y pidiendo permiso con la mirada al muchacho, se colocó a unos centímetros de la ave para deslizar su mano por el cuello, mirando todas las partes del ave- Realmente es hermoso... -murmuró ensimismada entre tanta belleza, que a pesar de ser mecánica seguía siendo perfecto. Incluso los ingenieros podrían encontrar a esta ave como una de las maravillas del mundo, tendría que tener un sistema muy complejo. El accidente que sufrió debió de ser horrible, ya que para quedar en tal estado tuvo que haber sufrido bastante. Pero ahora parecía estar bien, a excepción de que se escuchaba demasiado los movimientos de la maquinaria- Necesita aceite, ¿cierto? -Pasando una mano por detrás suya sacó un frasco de aceite especial de arabia. Ese aceite era para dar masajes o incluso para arreglar ciertos artefactos que estaban algo obsoletos, por lo que venía perfecto para la ave. Su tierra, a parte de petróleo, también tenía varios artilugios de valor que la gente desconocía, y menos mal porque ese aceite era muy valioso para su gente, y si lo usurpaban otros no podían disfrutarlo tanto como aquí- Espero que le sirva, Conde, no es aceite de verdad pero creo que le irá bien con esto. -Le dedicó una pequeña sonrisa, queriendo que él aceptase el aceite, era lo menos que podía hacer tras concederle el honor de acercarse y tocar la ave, si algo podía hacer para recompensarlo lo haría, costase lo que costase.

Para permitirle espacio al Conde mientras daba aceite a su compañera, se alejó unos pasos, y al mismo tiempo que realizaba aquello, esa se apoyó en la barra de la azotea, sacando su armónica y comenzando a tocar. Antes el muchacho también había sacado el mismo instrumento, tocando algunas notas que ella identificó como una melodía de su pueblo, así que tocó esa canción para que no le resultase aburrido el quehacer de ese momento. La melodía era acompañada por la suave brisa, y de vez en cuando tomaba un segundo de descanso para tomar aire. Se sabía muy bien aquellas canciones que le enseñaron desde pequeña, para cantar o rezar si estuviera lejos de casa. Ya por aquel entonces sus familiares sabrían que perderían a muchos de ellos en la guerra que se aproximaba, y aun estando lejos no quisieron dejar a nadie solo, así que, como "herencia" se le dio a la niña Morgiana todo tipo de canciones que jamás iba a olvidar.
Entre todos estos pensamientos, terminó la melodía, y se quedó mirando la armónica entre sus manos unos segundos, metida en sus reflexiones. Desde el fondo del corazón extrañaba aquello, y quisiera volver, pero ahora tenía cosas que hacer, entre ellos un príncipe mago que proteger. Aún no era hora de ir a casa. Mientras tanto, esa sería su nuevo hogar.
avatar
Morgiana
Humano
Humano

Orientación :
Inclinación :
Mensajes : 42
Puntos : 975
Fecha de inscripción : 30/06/2013
Localización : ~
100%
País :

Propiedad
Objetos:
Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Prueba tus alas, pero cuidado con el sol, Ícaro...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.